Cómo mantener los nutrientes de los alimentos al cocinar? CLÍNICA ESTÉTICA VICARIO

Consigue mantener los nutrientes al cocinar los alimentos

Comer frutas y verduras frescas, sin mondar ni cocinar es ideal a fin de que su aporte nutricional continúe íntegro. Cuando el comestible no lo deja y toca encender los fogones, hay que tomar en consideración unas pautas a fin de que los nutrientes no se difuminen.

 

La antesala del proceso culinario

Disminuir al mínimo la pérdida de nutrientes es el resultado de una toma de resoluciones que empieza en el súper. Si equilibramos el volumen de la adquisición con el ritmo del consumo del hogar, evitaremos que los comestibles continúen guardados a lo largo de un buen tiempo, lo que mengua sus propiedades nutritivas, e inclusive que mueran.
Una vez en la cocina, la máxima consiste en aprovechar las capas y hojas externas de frutas y verduras, siempre y cuando resulte posible.

Cuando el vegetal no lo deja o bien nos disgusta su consumo con piel, debemos proseguir estos consejos para su limpieza y manipulación:
1.Lavar los vegetales enteros y cortarlos después.
2.La luz, el calor, el oxigeno o bien un remojo dilatado pueden reducir las vitaminas y minerales, por este motivo, debemos eludir la exposición de frutas y verduras a estos elementos.
3. Quitar la piel y cortar el comestible inmediatamente antes de su consumo o bien preparación. Si retiras la piel en una manzana, a continuación que la vayas a comer, “no dejamos tiempo a que la oxidación o bien el efecto del corte sobre las células de la pulpa cause la pérdida de nutrientes”, asevera el especialista.
4. Mas cuidado, “la pérdida de nutrientes por el procedimiento de manipulado no debe suponer una barrera para el consumo de frutas y verduras pues su ingesta siempre y en toda circunstancia va a ser beneficiosa”

Las hortalizas frente a las técnicas culinarias.

In fraganti y los vegetales escogidos y lavados, repasamos los primordiales procesos culinarios para conocer de qué forma influyen en su valor nutricional.
A lo largo del cocinado tampoco se deben recortar en demasía por el hecho de que “cuanto más partimos las verduras, más contacto hay con el agua y una mayor cantidad de los minerales y vitaminas se pierde en un proceso llamado lixiviación”. Por este motivo, se recomienda aprovechar el agua de la cocción para preparar salsas, sopas o bien purés; salvo tratándose de acelgas, espinacas o bien remolacha.

-COCER  ALIMENTOS:

La cocción se debe hacer en una cantidad mínima de agua, en un tiempo controlado y eludiendo el remojo, apunta el especialista.

-GUISAR ALIMENTOS:

Provoca pérdidas significativas de nutrientes mas menores que al hervir frutas y hortalizas en rebosante agua y a lo largo de un largo período temporal.

-COCER ALIMENTOS A PRESIÓN:

Si se efectúa en la manera conveniente, el valor nutritivo se conserva mejor que con el hervido o bien guisado.

-HERVIR ALIMENTOS:

Se deben añadir las verduras al agua hirviendo y no ya antes. De esta forma, “el tiempo de cocción se reduce sensiblemente y habrá mucho menos contacto con el agua”.
1. Someter a calor a un comestible puede estropear determinadas substancias presentes en el, mas asimismo favorecer su aprovechamiento por el organismo incrementando su biodisponibilidad.
2.Incorporar vinagre o bien jugo de limón contribuye a “la conservación de las vitaminas y a la absorción de ciertos minerales” como el hierro. Además, es una forma de sostener el tono de las verduras como por poner un ejemplo con las alcachofas.
3. Añadir bicarbonato de sodio para sostener el tono de las verduras y reducir su dureza, es una práctica poco aconsejable pues destroza de ciertos nutrientes como la vitamina C.

Métodos sin contacto directo con el agua

Estos procesos culinarios, conforme esta guía, son los pero respetuosos con los nutrientes presentes en las hortalizas mas resulta conveniente proseguirse ciertos consejos para eludir perdidas superfluas.

1.Cocción al vapor y en microondas.

Ubicadas a la cabeza de las técnicas menos destructoras, tienen un impacto mínimo en los nutrientes. Por poner un ejemplo, al cocinar al vapor el brócoli no afecta en buena medida a la vitamina C, una de las más termosensibles, al paso que cocerlo en agua reduce significativamente su contenido.

2. El Horneado.

Las temperaturas deben ser elevadas y los tiempos cortos. Por su parte, los comestibles no se deben recortar en pedazos pequeños.

3. El Salteado.

Esta técnica acarrea una pérdida de nutrientes baja en tanto que los comestibles se cocinan levemente.

4. Las Frituras.

Si la temperatura, el aceite y la duración son convenientes, conserva realmente bien las propiedades del comestible pues la costra que lo envuelve sostiene el agua dentro. No obstante, aumenta el valor calorífico por la absorción del aceite, por esta razón, “aunque no es una técnica a suprimir, si es conveniente que limitarla”

5. Asado a la brasa.

Hay 2 vías que provocan la pérdida de nutrientes: la destrucción térmica y los jugos que se generan. De manera especial cuando hay llama se producen compuestos que adheridos al comestible pueden ser peligrosos para la salud si se toman en demasía. Se debe limitar, no en más de una ocasión por mes.

0/5 (0 Reviews)
Content Protection by DMCA.com

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies